La infancia y la expresión gráfica

Durante la infancia, se tiene de manera natural el impulso y la necesidad de expresarse mediante el dibujo. Ya los primeros homo sapiens nos dejaron constancia de esta inquietud con las pinturas rupestres, y las primeras lenguas escritas, fueron iconográficas. No es de extrañar que los más pequeños comiencen bien temprano a realizar sus primeros garabatos, pero lo que no todo el mundo sabe es que éstos primeros trazos son fundamentales para que más adelante se inicien en la escritura.

Sin embargo, durante los talleres he comprobado que muchas niñas y niños sienten cierto miedo a la hora de dibujar y esto suele ser porque temen que se rían de ellos. En los colegios tiende a estar demasiado presente la figura de “el que dibuja bien” y muchas veces los mismos docentes critican los dibujos del alumnado menos habilidoso, creándoles inhibiciones. Esta actitud fomenta que entre ellos mismos se desarrolle un clima irrespetuoso e hiriente y que se critiquen entre ellos sin ninguna consideración.

Este reflejo lo he visto innumerables veces durante los talleres de dibujo, sobre todo cuando los participantes se conocen porque van al mismo colegio (algo muy frecuente en los talleres que se dan en bibliotecas públicas). Una de mis prioridades es lograr que este clima de miedo y agresión desaparezca, para que puedan expresarse y trabajar con libertad. En cuanto se propicia un buen ambiente todo en el aula cambia. Niños y niñas se relajan, se apoyan entre ellos y se animan a progresar, trabajan sin miedo a ser ridiculizados y esto se ve en sus sonrisas y en sus trabajos.

A partir de los diez años es normal que muchos pierdan el interés por dibujar, pero antes de esas edades, cuando se da el caso, suele ser por alguna inhibición, pues en la infancia esto es algo necesario para el desarrollo y todos deberían poder abordarlo de la manera más natural. Aunque los haya con mayor o menor habilidad hay que saber que esto no es importante, pues cualquiera puede expresarse mediante el dibujo, desde con manchas de color hasta con monigotes. Lo importante es que cada uno encuentre su manera de hacerlo.

En mis talleres no pretendo enseñar a dibujar, sino a contar mediante la imagen, y cada participante debe hacerlo a su manera, imponiendo su personalidad y como su propia destreza le permita.  Los resultados siempre son sorprendentes y muy interesantes porque la espontaneidad y la frescura que se tiene a ciertas edades en el dibujo es algo que con el tiempo se pierde sin remedio, aunque a cambio se gane habilidad. Es fundamental saber disfrutar de las imágenes que crean niños y niñas, pues estas son siempre fascinantes e irrepetibles.

Anuncios

Alex, 6 años.

Talleres creativos impartidos por profesionales.

Este espacio está destinado a mostrar los talleres que diseño e imparto, algunas veces en solitario, y otras junto a compañeros escritores e ilustradores.

Son talleres para niñas y niños impartidos siempre por profesionales del sector artístico interesados en la enseñanza y con gran experiencia a la hora de trabajar para el público infantil y juvenil.

Muchas gracias por visitar mi espacio creativo.
María Espejo.

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 374 seguidores

Contador de visitas

  • 40,565 hits

A %d blogueros les gusta esto: